Pacientes con riesgo de Sangrado

Las nuevas estrategias anticoagulantes

Para evitar la coagulación en el circuito extracorpóreo durante el tratamiento de diálisis, se considera casi obligatoria la administración de un anticoagulante, como la heparina. Los pacientes con insuficiencia renal crónica pueden experimentar complicaciones de sangrado graves. En los periodos preoperatorio y posoperatorio los pacientes presentan un elevado riesgo de sangrado. Igualmente, los pacientes con enfermedades gastrointestinales, retinopatía diabética, alteraciones de los factores de coagulación, pericarditis hemorrágica, accidente cerebrovascular y, por supuesto, hemorragias activas también se consideran pacientes con alto riesgo de sangrado, por lo que pueden beneficiarse de dosis reducidas de anticoagulante. Cuando se administra de forma sistémica, los efectos de la heparina van más allá de atenuar el resultado de la interacción de la sangre con los materiales extraños y el aire en el circuito de diálisis.

Por la naturaleza de la diálisis crónica, la administración sistémica y repetida de heparina representa un riesgo potencial para muchos pacientes. Para equilibrar el riesgo de complicaciones de sangrado y evitar el empeoramiento de la dislipidemia, la hipercalemia y la osteoporosis es posible que haya que revisar los regímenes de anticoagulación. Gracias a la investigación constante de Hospal durante más de 30 años, los nefrólogos disponen hoy en día de dializadores que permiten el desarrollo de nuevas estrategias anticoagulantes.

Bookmark and Share